lunes, 28 de septiembre de 2015

El libro de la semana es... Mi gatito es el más bestia

"Hace poco un amigo me regaló un libro sobre gatos. 
no he podido determinar exactamente
a qué raza pertenece el mío."
Este es el texto que aparece en la contraportada de este álbum ilustrado. Hace unos meses lo compré para leerlo en el cole a mis pequeños, pero las cosas del destino han querido que la primera a la que se lo he leído a sido a mi pequeña (todavía no me creo, que sea así).
Título: MI GATITO ES EL MÁS BESTIA
Autor: GUILLES BACHELET
Editorial: RBA LIBROS, 2005

No recuerdo el precio la verdad, pero he visto que en Amazon está pro 13,30 € tapas duras.
El libro va sobre un humano despistado que cree que su mascota es un gato, pero realmente se va viendo a lo largo de todo el cuento que es un elefante.
Es un libro a partir de cuatro cinco años diría yo. Vamos que mi bichi pilló poco del tema pero me gustó porque miraba muy atenta los dibujos.
Con los mayores se le puede dar juego y hay unas páginas en las que el autor dice que el dueño del gato pinta a su mascota de muchas maneras y se puede ver el estilo de obras de diferentes pintores muy famosos como Picasso.
Por último os dejo un trailer del cuento que he encontrado en youtube.

sábado, 26 de septiembre de 2015

¿Cuándo empezamos a contar un cuento a nuestro bebé??

Hace un par de meses me planteé la pregunta de a qué edad se empieza a contar cuentos a un niño y qué tipo de cuentos se deben contar.
Busqué información en la web y consulté a mi amiga Vane del fantástico blog "Mi mundo sabe a naranja" que ella es super profe y mami a la vez. Le pregunté cuando había empezado ella y que me recomendara algunos cuentos para empezar. Además recordé algo de mi formación en la carrera y de mi experiencia profesional con niños de tres, cuatro y cinco años.
Las conclusiones a las que llegué son obvias y de sentido común (ya sabéis como ando de esto últimamente...):
School vector designed by Freepik


- Se puede empezar tan pronto como se quiera y se pueda. (Al principio nos falta tiempo para todo y no me veo, la verdad en los primeros días sentándome con mi peque tranquilamente y leyéndole un libro, ala que cantar es genial todo lo que quieras y más, da igual el tipo de música que uses).
- Un niño al que se le cuentan cuentos, tendrá muchas posibilidades de que de mayor le guste leer(los) y lo que ello conlleva en el aprendizaje.
- Con la lectura de los cuentos estimulas: la comunicación, la mejora del vocabulario, la imaginación y creatividad, el intercambio de información, la capacidad de escucha (fundamental), el entretenimiento...

Para los más pequeños está bien seguir pautas como:
- Comenzar por historias tipo nanas o cuentos rimados.
- No es necesario que el cuento tenga mucho texto, puedes ir contándolo tú a tu manera.
- Imágenes grandes y estimulantes. He leído que hay expertos que recomiendan imágenes reales para favorecer la interrelación del niño con su nuevo entorno.
- Juega con la entonación a la hora de contar el cuento, a tu peque le encantará escuchar diferentes voces o sonidos, intercala canciones y música (esto es de mi cosecha personal, no lo he leído ni estudiado, pero siempre me ha resultado muy bien)
- Si vas a dejar que el peque lo manipule hay muchos libros que juegan con las texturas y son muy interesantes. Material duro que no se rompa con facilidad.

Espero que estos consejillos os animen a contar muchos pero que muchos cuentos a vuestros peques.
Un besazo de otoño!

viernes, 25 de septiembre de 2015

Colecho ¿qué es? y para mi qué es?

La primera vez que oí esta palabra fue en una tienda de cosas para bebés, ahora forma parte de mi vida...
Yo no me voy a meter en lo que es correcto, o no lo es, principalmente porque no soy quien para decir que está bien y que no lo está a otra mamá o futura mamá (ni mucho menos a los papis). Aquí me dejo llevar por mi sentido común (que actualmente tiene poco de sentido y menos de común) así que espero que a nadie le moleste mi punto de vista.
Una definición que he encontrado es "Se define como colecho a la situación en la que el niño duerme en la misma cama que su madre o con otros miembros de la familia, todas las noches, durante por lo menos cuatro horas. 
Es claro que el compartir la cama con la mamá favorece la lactancia materna, el contacto piel a piel, la generación de despertares sincronizados entre ambos, una mayor estabilidad cardíaco-respiratoria y en la oxigenación de los niños, una disminución del número de episodios de llanto y mejor regulación térmica corporal (termorregulación), pero el compartir la cama con el bebé requiere del cumplimiento estricto de ciertas condiciones para que sea adecuado y verdaderamente protector." 
Texto extraido del blog http://www.zonapediatrica.com/colecho.html Muy bueno el artículo, por cierto.

Otro blog muy interesante es: Mi mamá ya no es pediatra, os dejo el link pinchado COLECHO cuando cliquéis podréis leer un post muy pero que muy completo a este respecto.
Yo entiendo y practico el colecho durmiendo en la misma habitación los papás y el bebé,  pero no en la misma cama (que vuelvo a repetir que no tengo nada en contra de esto). Simplemente yo pensé que lo ideal para nosotros sería que bichi durmiera en su cunita pegadita a nosotros y nosotros en la cama. Cuando das pecho, a lo largo de la noche el bebé se despierta muy a menudo pidiendo "teta" y para mi ha sido comodísimo (dentro de lo cómodo que es despertarse cinco veces a lo largo de la noche) coger a bichita sin levantarme y meterla en la camita conmigo darle pecho y luego llevarla a su cunita, (reconozco que muchísimas veces se queda a dormir conmigo, porque me duermo o porque noto que ella no está cómoda o no está tranquila), cuando se queda dormida conmigo no pasa nada para mi es también un momento maravilloso, pero sufro un poquito de pensar que pudiera hacerle daño, aunque he leído que es muy improbable este hecho.
Otra ventaja es que puedo tocarla continuamente (por ese miedo irracional que tenemos las mamis, para ver si respira... Si, lo confieso, soy de esas...)


Designed by Freepik
El caso, es que como teníamos claro más o menos lo que queríamos para mi chiquitina y para nosotros pues estuve buscando minicunas que se transformaran en cunas y que fueran de colecho... No fue nada fácil. Lo de la minicuna es porque leí que los bebés al nacer es mejor que estén en una cunita más pequeña, que le recuerde un poco al vientre materno, etc. etc. La verdad a día de hoy, no lo repetiría,  (la peque ha dormido de maravilla desde el principio en la casa de los abuelitos, en una maxicuna) buscaría directamente una cuna que fuera de colecho. La minicuna se nos ha quedado pequeña antes de los tres meses porque bichita es bastante larga y encima ni la hemos usado, ya que hemos estado en casa de los abuelos y bichita ha dormido en la cuna de la familia, de esas antiguas que tenían una barandilla que se subía y  se bajaba y el abuelo que es muy apañado nos la pegó a la cama y se quedó perfecta! (tanta historia...)
Total que cuando fuimos a casa descubrimos que la minicuna ya no nos servía... Nos pusimos a montar la cuna y Oh! cielos! la cuna ya no era de colecho, si le quitabas la barandilla lateral se movía el somier de madera y se podía romper...
Pues no me rendí y en plan Mac Giver me inventé la manera de que se quedara bien y sujeta, ya os enseñaré fotos porque es digno de ver... total que estuve buscando y buscando para nada. A veces, no sabemos lo que queremos porque no sabemos lo que vamos a necesitar o lo que será mejor para nuestros pequeños porque, no es por nada, nadie nace sabiendo! y nadie conoce como va a ser su bebé, si va a dormir bien, si va a llorar mucho...
Mi cuna es la Coccu transformer si pincháis os lleva a un video sobre ella. 
Ahora la peque duerme en su cuna al lado de los papis mas a gusto que nada.
Pues nada majetes, esta es nuestra experiencia y así se la hemos contado. Un besito otoñal!

miércoles, 23 de septiembre de 2015

El parto (parteIII y última que ya está bien)

Total, que a pesar de los pesares y a pesar de todos mis miedos, al final nos fuimos para quirófano. Nunca podré olvidar la cara del Cari... Si yo estaba asustada creo que el más, un rato antes de entrar, lo miro y me lo veo con los ojos todo rojos... Y coge y me dice, "no, que se me habrá metido algo"... ¡Qué bonico madre! 
Lo malo fue que yo no paraba de temblar, no podía, ese efecto secundario de la epidural me llevaba frita... Le decía al Cari, no si encima además de operar me quedo con el tembleque... Hubo un ratito que le pedí que me sujetara un poco para no sentirlo tanto y funcionó. 
Pues nada, me llevaron a quirófano y me comentaron un poco por encima la jugada. Estaba mi gine que fue quien me operó, la matrona, la enfermera, un pediatra, el anestesista... Parecía eso una convención médica, y la verdad que se agradece, te sientes más segura... Me tumbaron con los brazos en cruz y me ataron (menos mal porque con el tembleque...) aunque a mí esa sensación de estar atada me agobió un poquito. Te ponen una sabana a la altura del cuello y así no ves nada...mayo le veía un poco la cabeza a mi gine, y al lado mío sentado estaba el anestesista.
Lo que creo que deberían controlar un poco en los quirófanos es lo del foco sobre la mesa de operaciones, porque es como un espejo y lo refleja todo, yo miré hacia arriba y vi cómo me cortaban... De inmediato gire la cabeza y no mire más... No soy muy aprensiva que digamos, pero eso me parecía muy gore...
Así que al poquito sacaron a mi milagrito, yo no paraba de preguntar ¿Lo tiene todo? Y si, estaba entera y verdadera. La matrona me dijo que me la iban a poner encima, pero se puso a hacer los papeles de lo del cordón umbilical (ya que contratamos el servicio de preservar las células, si a alguien le interesa, puedo hacer un Post) y se olvido, con lo que el pediatra me la puso al lado y solo pude darle unos besicos, eso fue lo peor... Se la llevaron y allí me quedé, hasta que terminaron conmigo. 
Después te llevan a cuidados intensivos... Allí estuve un buen rato pero iba tan cansada y drogada que me dormí. Antes de dormirme volví a preguntar si lo del tembleque era normal porque aún seguía con ello...
Mi milagrin nació con una mata de pelo que aún conserva y unos enormes ojos a las cinco de la mañana de la noche de san Juan, un día especial, para alguien muy especial.

martes, 22 de septiembre de 2015

El parto... (parte II)

Total que me bajaron a paritorio, allí había una salita mu mona (ni de coña!) con una camilla y al lado el paritario de verdad...
Cuando llegué me atendieron fenomenal, tuve mucha suerte la enfermera y la matrona fueron un verdadero encanto todo el tiempo y cuando digo todo el tiempo es todo el tiempo (unas diez horas más o menos...)
Me cogieron una vía, me pusieron oxitocina y ala maja, a dilatar... Antes la matrona ni corta ni perezosa me metió la mano y me rompió la bolsa... aysss que cosas... con el cariño que yo le tenía.
EL monitor sonaba todo el tiempo y bichita no paraba de galopar como un caballito, habéis oído ya el corazón de vuestro bebé? suena como un caballito galopante... Como me gusta enrollarme, perdonad porque es que escribo cuando la bichi está dormida y he acabado con las cosas de la casa... (Ese será otro post...)
Pues nada que se iban pasando las horas y J. venía a ver como iba, me hizo un tacto y me dijo parece que la cosa va bien, has dilatado 3cm esto apunta maneras... Te duele? la verdad es que debo decir que no me dolían las contracciones ya con la oxitocina puesta y marcando la intensidad bastante fuerte a penas las notaba, con lo que estaba más contenta que unas castañuelas, preguntando por mi bocadillo de jamón serrano con pimientos pochados... (como esos que ponen en la S. Juan...)
Pero siguió pasando el tiempo más tactos en los que ya se apretaba al cuello del útero para ver si se relajaba y nada de nada... Seguía sin dolerme mucho, bichita colocada, más oxitocina y me pusieron la epidural, no por los dolores, sino por ver si eso se relajaba...
Vino el señor anestesista, me sentó en una camilla, mientras hablaba de sus cosas con la enfermera y con la matrona (que me parece genial, pero hombre, hazme participe de la conversación, que estoy medio en bolas con un bombo que te mueres y llevo ya 5 horas o más aquí metida...), no pasó nada porque yo solita me metí en la conversación.
A todo esto mi familia (padre, madre, marido y cuñada) se turnaban y entraban a estar conmigo...
Cuando ya eran las doce de la noche estaba, agotada, más oxitocina, la epidural me dio temblores, y no los podía controlar... Pero a pesar de las contracciones el cuello de útero no relajaba y encima con cada contracción el muy "jod.." no se dilataba y bichi tan pancha ahí dentro...
Mi gine me dijo, mira Pili si esto sigue así, tendremos que hacerte la cesárea...
LA QUE??? YO NO QUIERO! POR QUÉ??? El día anterior, le decía al Cari que lo único que no quería era que me hicieran cesárea, que nunca me habían operado y que la verdad, me daba miedo...
Estando allí con tembleques y con revisiones continuas, me sentía rara, estaba indefensa, no sentía casi las piernas y bueno eran ya casi las cuatro de la mañana...
Mi enfermera que era majisima probó lo último que ya se le ocurrió y fue pincharme también valium a ver si así se relajaba la zona y podía dar a luz por mi cuenta...
Pero nada! Iba más drogada que los hippies de woodstock y encima no sirvió para nada.
Aquí nos quedamos... otro día más...

domingo, 20 de septiembre de 2015

El parto... (parte I)

Bueno, no he creado esta entrada para hablar de cosas escabrosas o montar un show al respecto, es más que nada contaros lo que ocurrió, lo que sentí, miedos que tuve, etc.
Lo cierto es que bichita no tenía muchas intenciones de salir, estaba a gustísimo ahí dentro y el 19 de junio pasó (era la fecha prevista), pasó el 20, 21, 22... y mi gine me dijo que me iban a realizar una inducción al parto. Podíamos haber esperado más, pero una noche me levanté al aseo, hice pipí y cuando estaba llegando a la cama, noté como si me mojara entera, como si soltara un chorro de agua... dije: "Nene, despierta, que he roto aguas!!" 
Aquello no era como sale en las películas, un charco inmenso, ni mucho menos, a penas se notaba y maridín decía que no había roto aguas... total que si sí, que si no, nos fuimos por si acaso.
Me hicieron monitores, me hicieron prueba para ver si se había roto la bolsa y ahí no salía nada de nada con lo que a la mañana siguiente me marché a mi casa por donde había venido...
No obstante mi gine, no se quedó muy conforme y me comentó que en ocasiones se abrían fisuras que luego se cerraban y no se notaban, con lo que él prefería para asegurarse inducirme el parto, como digo ya estaba cumplida... eso si, verde como una lechuga.
En el primer tacto que me hicieron parecía que bichita se iba a estar conmigo seis meses mas.
Previa a mi hospitalización para la susodicha inducción, yo expulsé tres días antes el tapón mucoso (mocoso y asqueroso... jajajaja como este de aquí)
Pero vamos que cuando fui al hospi era la reina del mambo, las personas que estaban en la sala de monitores esperando a que sus familiares dieran a luz, me preguntaban ¿Pero, tú que dices que vienes a hacer aquí? porque estaba mas pancha que pancha... Las contracciones no me dolían y no es que fueran muy frecuentes, con lo que yo estaba en la gloria... 
Allí empezó todo...
Me hicieron un monitor y no salía nada relevante claro, y me subieron a mi habitación. Tengo que decir que era día 23 de junio y esa noche había o hubo luna llena o algo de eso y estaba el hospital hasta arriba de parturientas, no me daban la habitación y cuando me la dieron a las 13h. estuve allí hasta las cuatro y pico de la tarde... (con un enema puesto ya de gratis...) y lo peor sin comer desde el desayuno... Me moría de hambre...
Lo voy a dejar aquí porque es que esto es muy largo y me enrollo iré subiendo la historia poco a poco.
Mi mayor miedo era:
Nooooo a la cesarea, por favor, por favor parto natural!!


Vuelta a la carga!

Hola a tod@s!
Bueno hola, a quien sea, porque la verdad no tengo muy claro de si esto que escribo le llega a alguien pero como soy muy cansina, aquí sigo...
He SOBREVIVIDO! sí, leeís bien, lo he logrado. Casi a punto de que bichita cumpla tres meses estoy empezando a ser persona de nuevo.
Al principio todo son miiiieeeedoooss y yo que soy doña "mecomolacabezaaunquenohagafalta", pues no te digo nada. El caso es que he vuelto, ya estamos de nuevo en casa, hemos decidido abandonar la ocupación que teníamos en casa de mis padres, que aunque se estaba muy bien, era en el pueblo y hacía menos calor, ya nos vale...
Me gustaría contaros poco a poco como ha ido siendo todo, las dudas y las cosas que he ido aprendiendo.
Si os interesa alguna cosa, me decís y también me pongo a ello.

http://www.imagenesmotivacion.com/2014/02/todo-logro-empieza-con-la-decision-de-intentarlo.html